FACHADA DE NUESTRA ESCUELA EN EL AÑO 1960

FACHADA DE NUESTRA ESCUELA  EN EL AÑO 1960

miércoles, 15 de septiembre de 2010

SIEMPRE TE RECORDAREMOS, LUIDIYER.




Luidiyer Ramírez


Muerte. Insalvable destino final. Amargura esperada por viejos caminantes y maldecida por todos. Cuando te presentas joven, aún eres más ruín, canalla, malévola.... El anuncio de tu llegada hace erizar hasta el último rincón de la piel y el escalofrío, brutal, atraviesa los cuerpos como si los perforaras...
Ahí estás, expectante, acechante, no das tregua a la tranquilidad. Nadie se puede fiar de tí, ya que nada se interpone en tu camino.
Miras, observas, eliges a tu antojo, desgarras, destruyes, quiebras el alma... te odio.
Atemorizas, atormentas, desilusionas, siembras tempestades que dejan cicatrices en el corazón... que nunca cerrarán... hasta que vuelvas a presentarte.
Trazas tus silenciosos planes para que nadie pueda burlarte... no importa la edad, tu te llevas todo por delante... sin mirar atrás.
Truncas sueños y ambiciones... haces que tu voz susurre, hasta que los oídos no puedan soportarlo más, clavas una lanza en el costado... como a tí siempre te ha gustado...
Haces que crezca el dolor cada día en los que nos quedamos a contemplar cómo te llevas lo que nos importa... impotentes, abnegados, resignados... te aseguras hacer tan bien tu trabajo que ciegas las almas que llevas y a la vez destrozas las que dejas.
Te engañan, esperas... te desafían, esperas... tú siempre ganas... hasta que decides no jugar más, y por impaciencia... te equivocas... y te llevas a los que no pudieron disfrutar de tu contraria, los que no te tenían en mente, los que no te esperaban...
Y  dejas  tras  de  tí  un  rastro  de  dolor,  llanto  y  desesperación.  Cruel e impasible, esperas otra oportunidad... eres la indeseable invitada que esperas ver lo menos posible...

Francisco Belaustegui
Tomado de la siguiente página:
Aprendistes tus primeras letras en nuestro preescolar

Corriste, saltaste y jugaste  como todo niño travieso,

Reistes, llorastes y triunfastes junto a tus padres.

Anhelastes sueños,éxitos y triunfos como todo joven soñador.

De tu maestra de sexto grado Stella Contramaestre.


1 comentario:

  1. Es muy triste recordar a alguien que lo vimos correr, jugar y reir. Mi niño Dios te tenga en su gloria. Migdalia

    ResponderEliminar

Agradezco dejar comentarios positivos referidos a los contenidos del blog.